Libre de Apegos

Es casi imposible no hablar de propósitos de año nuevo, ya que inconsciente o conscientemente todos tenemos la inclinación a plantearnos qué es lo que queremos dejar de hacer y que es lo que deseamos lograr, cuando empieza un nuevo ciclo.

En la línea de la “liberación”, el yoga cuenta con muchas palabras para hablar de ello: Moksha, Jivamukti, Videha Mukti, entre ellas. La realidad es que el yoga, como filosofía, reconoce que el drama de la vida humana radica en encontrar el camino hacia la libertad.

Y si bien la libertad puede ser definida de muchas maneras, coincidiremos en que suena mucho mas interesante encontrarla o descubrirla, cuando tenemos un camino por recorrer en esta vida. Ser libres después de ella no nos resulta tan interesante.

No somos libres o esclavos, la libertad es un continuo. Solo podemos comprender la libertad si reconocemos que es un proceso gradual, como una luz que se regula y pasamos de la obscuridad, progresivamente hacia la luminosidad.

La mayor de las libertades es aquella que logramos cuando vamos librándonos de los hábitos que nos atrapan.

¿De que quisiéras liberarte tú?

¿Que te atrapa mental, física o existencialmente?

El problema de los hábitos es que nos revelan que aquello que hacemos día a dia, lo hemos logrado a través de cada una de nuestras decisiones. No me refiero solo a decisiones grandes y llamativas; con frecuencia son esas pequeñas decisiones que tomamos, casi sin darnos cuenta.

La inspiración que obtenemos de lecturas, de frases hermosas, son muy lindas, pero solo se vuelven poderosas cuando las implementamos en el día a día.

La inspiración sostenida sucede cuando, al tiempo que interactuamos con la vida, aplicamos los diversos aprendizajes, cuando aplicamos en nuestras experiencias las nuevas estrategias que nos planteamos.

Te invito a recordar que el acto de volvernos mas humanos, radica en un proceso que se desenvuelve en cada interacción, en cada frase, en cada palabra que te dices a ti mismo, en las ideas que expresas o dejas de expresar. La libertad o la esclavitud, se manifiestan en las pequeñas decisiones que tomas, y que van desde lo que comes, a quién frecuentas, qué lees, cuánto tiempo dedicas a tu salud, cuanto dedicas a estar sentado.

El logro o no de nuestros propósitos es también un acto progresivo de conciencia, de depuración, de contemplación, y sobre todo, de auto-exámen.

Te invito a preguntarte cómo se vería tu libertad. ¿Amando más, teniendo mas cuidado, caminando mas ligero, respirando mas agusto?

Comparte con nosotros tu imagen o tu sabor de lo que es libertad.

Deja un comentario